Bruselas: aprendiendo a través del voluntariado

ICVoluntarios en la conferencia MOVE
Lwiise Swai
10 Julio 2007

Lwiise Swai, representante de ICVoluntarios, asistió a la conferencia de MOVE en Bruselas del 22 al 24 de mayo de 2007. La reunión de tres días, que fue coordinada por el Centro Europeo de Voluntariado (CEV), congregó a 100 expertos y profesionales del sector del voluntariado para debatir por qué es crucial identificar, evaluar y documentar la amplia gama de habilidades y conocimientos que se pueden obtener a través del voluntariado y las miles de maneras de involucrar a los voluntarios. El objetivo principal del foro internacional fue crear un espacio para el intercambio de enfoques, necesidades y conocimientos entre los diferentes actores de los sectores del voluntariado empresarial y de la educación.

El voluntariado es una actividad clave cuando se trata de aprendizaje oficial o no oficial, también en términos de hacer disponibles las oportunidades de aprendizaje para todos y especialmente para aquellos que están fuera del sector educativo formal o que tienen dificultades para acceder al mercado laboral. Desafortunadamente, la contribución del voluntariado al desarrollo de habilidades y experiencias a menudo permanece invisible.


“El voluntariado debería estar reconocido oficialmente” según Frank Moe, consejero del Centro Noruego para la cooperación internacional de Educación Secundaria y un orador en la conferencia MOVE. "Y se deberían desarrollar y establecer una serie de procedimientos y reglas para administrar las solicitudes. Pero las universidades todavía consideran que la experiencia en la vida no forma parte de lo académico.”

Según Andrea Reupold, investigadora sobre educación adulta en la Universidad de Munich, nos deberíamos de preguntar: “¿Qué es el aprendizaje? ¿Dónde podemos aprender?” y enfatizó que “un 70% de la experiencia laboral no es oficial y no la podemos ignorar”. Durante su trabajo con el Ministerio Federal de Educación alemán, la señora Reupold desarrolló un proyecto que permitía la creación de una carpeta de trabajo con las habilidades específicas del voluntariado. Es una herramienta que ayuda a que las habilidades sean transparentes, verificables y medibles y, por lo tanto, aceptables para muchos más negocios, empresas y organizaciones. En la actualidad, existe tanto en formato libro como en versión digital.

En la conferencia, la Acreditación de Aprendizaje Experimental Previo (APEL, por sus siglas en inglés) también se debatió. APEL es una forma de otorgar crédito, es un medio para el aprendizaje y las capacidades conseguidas a través de experiencias en ambientes de trabajo, en voluntariados, en el hogar o en el ocio. Herramientas como APEL o reconocimiento de aprendizajes previos (RPL) podrían poner en peligro el valor de la experiencia a través de voluntariados, dicen los escépticos, y sigue siendo controvertido si el esfuerzo y el compromiso de los voluntarios deben ser medidos o juzgados.

Lies Graafsman, un consultor y profesor del Instituto para el Desarrollo Individual (IVIO) en los Países Bajos, realizó una encuesta sobre el modelo de EVC (EVC es sinónimo de "reconocimiento de competencias adquiridas en otro lugar"), cuyo principal objetivo es el reconocimiento formal de las competencias y habilidades personales. El procedimiento EVC identifica 12 capacidades básicas, tales como trabajar de manera sistemática o cumplir con los plazos de tiempo acordados. A los voluntarios se les asigna un entrenador que les ayuda en la construcción de su cartera de trabajo.


El enfoque empresarial lo ofreció Rob Compton, gestor de voluntariado de los empleados enBusiness in the Community (BITC), en el Reino Unido. BITC es una red de alrededor de 400 empresas líderes en la traducción de valores corporativos y compromisos en prácticas de gestión dominantes. "Hay más gente interesada en ser voluntario debido a la falta de motivación e impulso en su trabajo", explicó el señor Compton. "Están buscando otras experiencias que les ofrezcan un objetivo, un cambio de ambiente, un desafío personal o, simplemente, una manera de escapar de la monotonía cotidiana. El trabajo comunitario no sólo beneficia a los voluntarios, es bueno para los empleadores y socios de la comunidad también. "Todo el mundo gana", dijo Compton, "el voluntario tiene la oportunidad de conocer y entender a la comunidad, de desarrollar habilidades en un entorno diferente y recibir el reconocimiento de la organización, y del empleador. Este, por su parte, se da cuenta de que el personal está más motivado". Otros aspectos positivos son la contribución a la comunidad, la buena imagen que se proyecta de la organización y que empleados con más talento se sienten atraídos a trabajar para la empresa. Algunos ejemplos de voluntariado de empleados que existen en el Reino Unido incluyen talleres de habilidades, tutoría para los estudiantes y orientación en el trabajo. El año pasado, más de 30000 empleados hicieron voluntariado a través de BITC.

Erin Van Beek, del ministerio holandés de Asuntos Sociales, expresó su firme convicción de que "el voluntariado es una de las mejores experiencias de aprendizaje en la vida". Para Kess Schurr, de Ecommotivation, "la única persona que tiene el control sobre el reconocimiento del voluntario es el propio voluntario".

¿Se refiere esto a la autoevaluación? La respuesta es controvertida. Mientras la señora Schurr recomienda una cartera de trabajo reconocida, Torild Nielsen Mohn, de la Secretaría del Proyecto de Validación en el VOX Institute for Adult Learning en Noruega respondió explicando la Iniciativa Noruega sobre la Reforma de la Competencia, que tiene como objeto establecer un procedimiento común para la identificación, la documentación y el reconocimiento de competencias adquiridas a través del voluntariado.

También ver

©1998-2019 ICVolunteers|diseño + programando mcart group|Actualizado: 2019-01-28 10:52 GMT|Nuestra política|