Filantropía e Innovación

Entre el cambio paradigmático, la eficiencia y la confianza
Foto © Christopher Streuli
Foto © Christopher Streuli
Marietta Bieri, traduction française Aude Elder, English translation Bethany Tew, traducción española Ana Beltran
28 Abril 2009

El 5 de marzo 2009, ICVoluntarios ayudó en la organización del Foro anual Suizo de Filantropía, que tuvo lugar en Zurich, Suiza. Los voluntarios de ICV se encargaron del servicio de bienvenida, se aseguraron de que el foro estuviera bien documentado, redactaron informes e hicieron fotografías. Este artículo es un resumen de lo que se debatió.

La señora Zurkinden-Erismann, cofundador de StiftungsZentrum.ch GmbH y organizador del foro, hizo especial hincapié en dos objetivos: uno fue proponer maneras mediante las cuales las fundaciones filantrópicas y compañías socialmente responsables (responsabilidad social empresarial) pudieran hacer frente a la crisis actual; el otro fue crear valor añadido a través de la transparencia, durabilidad, confianza, ética e innovación. Siete ponentes invitados abordaron cuatro temas:

  • ¿Se deberían cuestionar los conceptos actuales de confianza, transparencia, ética, gobierno y privilegios fiscales?
  • ¿Está el mundo de la filantropía abierto a la innovación?
  • ¿Quiénes son los actores responsables de liderar el debate acerca de la ética y el desarrollo sostenible?
  • ¿A qué problemas se enfrenta en la actualidad el sector de la filantropía?

Ante esta crisis financiera que continúa arrastrando a países hacia deudas enormes, las fundaciones deben hacerse cargo de ciertas responsabilidades que normalmente asumirían los estados. Por lo tanto, deben ampliar sus objetivos defendiendo una sociedad liberal. Igualmente, deberían proponer soluciones al problema del desempleo, mantener la alta posición que tiene Suiza en investigación e invertir en el capital necesario. Después de haber demostrado su generosidad, los donantes buscan reconocimiento y, por lo tanto, los proyectos filantrópicos a menudo llevan sus nombres.

La creación de fundaciones con beneficio público se ha triplicado en los últimos 13 años. Las organizaciones sin ánimo de lucro a menudo se benefician más por basarse en la confianza que las organizaciones lucrativas. Aún así, esta tendencia favorable está disminuyendo. Es por eso que las organizaciones deben mejorar su eficiencia y adoptar una perspectiva más cercana de la de las empresas. ¡Las fundaciones no pueden sobrevivir sin un buen rendimiento de las inversiones!

Otro problema que se abordó fue las modas actuales en el consumo. Según un estudio llevado a cabo por el Gottfried Duttweiler Institute de Zurich, el consumo de productos de lujo está dando lugar a un consumo más responsable: la población gasta más dinero en productos útiles y de larga duración, y la demanda de productos lujosos decae. Se prefiere conducir un coche simple y funcional a uno de una marca prestigiosa. El mercado de masas se está dividiendo en mercados especializados y las mega-tendencias se están transformando en micro-tendencias. Un producto de lujo que no tiene añadido un valor ético, social o ecológico se venderá cada vez con más dificultad. Un donante suele estar más involucrado social y emocionalmente en el proyecto que él o ella apoye.

“La ciudadanía de empresas” es un compromiso empresarial a la sociedad y va más allá de sus objetivos económicos y obligaciones legales. A menudo se refiere al patrocinio privado, donaciones y patrocinadores de empresas además de la disponibilidad de los colaboradores en iniciativas que beneficien al público. La eficacia de la “ciudadanía de empresas” se podría mejorar mediante un estudio exhaustivo de las iniciativas llevadas a cabo por fundaciones y del contexto social en el que están inmersas. El impacto del proyecto se podría mejorar a través de asociaciones estratégicas. Las fundaciones podrían centrar su atención en la formación que podría optimizarse mediante el concepto "filantropía empresarial", que apoya y promueve las ideas de individuos o la aplicación de éstas.

El desarrollo sostenible (UN Global Compact) no ha obtenido los resultados esperados: los ricos siguen siendo ricos y los pobres son más pobres. La población no confía en las multinacionales y, por lo tanto, deberían ser éstas las que se comprometieran a la “responsabilidad social”. Este compromiso las obligaría a encontrar soluciones éticas y legítimas a los problemas actuales y no pensar sólo en sus beneficios. Por supuesto, ningún actor puede mantener un alto rendimiento económico a largo plazo si no se compromete a esta responsabilidad. Una empresa tiene unas obligaciones a cumplir en tres niveles jerárquicos que van desde obligatorio a opcional. Una empresa debe: seguir unas normas, cumplir con las leyes y tener beneficios; debería: ser socialmente responsable respetando las normas internacionales; podría: comprometerse con la filantropía, proponer innovaciones en consonancia con las competencias de la empresa y evitando crear proyectos “yo también” cuyos objetivos son simplemente hacer lo que otros hacen. 

Las consideraciones éticas constituyen la base de la credibilidad de las empresas. Los valores básicos como la regla de oro de la reciprocidad, el equilibrio entre los intereses propios y los de otros, el trabajar con miras a un bien común, la imparcialidad y la responsabilidad, deberían revivir la confianza de la población en este momento en el que hacemos frente a una crisis que afecta a la confianza y los valores. En este momento en el que los valores de desmoronan, los seres humanos deben de reconocer sus raíces.
Una fundación puede presionar cuando utiliza su creatividad. Para conseguirlo, debe de haber tranquilidad, tiempo para la contemplación y la posibilidad de trazar nuevos caminos. Es mejor si una fundación se crea durante la vida del fundador para insuflar vida y alma en el organismo y darle un objetivo primordial con vistas al futuro.

Se deben de tener en cuenta tres objetivos a la hora de introducir políticas de inversión sostenibles en consonancia con los valores de la fundación. Así se aseguraría de que el rendimiento financiero esté a la altura de la referencia; obtener proyectos en los campos sociales y ecológicos; y apoyar el proceso de mejora del gobierno corporativo y sus compromisos sociales y ecológicos.

La reunión demostró que la filantropía podría revitalizarse completamente si consiguiera el compromiso de las organizaciones líderes encargadas de estrategias culturales y empresariales. Esto también se podría aplicar a fundaciones y organizaciones con metas hacia el beneficio público. Los principales temas de la reunión fueron la responsabilidad, la creación de confianza, los valores básicos, la innovación y el gobierno sostenible.

©1998-2019 ICVolunteers|diseño + programando mcart group|Actualizado: 2019-01-28 10:52 GMT|Nuestra política|